Páginas vistas en total

miércoles, 21 de julio de 2010

El entrenamiento de las sensaciones y el sentido de toque.


Tai Chi Golf


“práctica, disciplina y pasión”


El entrenamiento del sentido de toque en el golf requiere rutinas diarias. Todo buen jugador sabe que practicar sin sensaciones no sirve para nada. Sin embargo a veces estas sensaciones, se pierden, no están, desaparecen, no son estables. ¿Por qué?

En general las personas dependen de practicar su swing a diario para poder sentir en forma consistente el stance, el grip, la postura y el movimiento, pero no todos pueden hacerlo todos los días porque se requiere un espacio amplio del cual no siempre se dispone. O pasamos días invernales con frío y muy mal tiempo que dificultan disfrutar el juego salir a la cancha o al driving range, y a veces todas las sensaciones se pierden con el frío intenso y el viento. Cuando el clima acompaña disfrutamos con mas amplitud el juego y las sensaciones fluyen. Es decir que disfrutar y el clima promueven una excelente circulación de sangre y energía que promueven las sensaciones. No hay duda de ello. Otras veces es el estado mental el que nos roba las sensaciones, la fuerza y el equilibrio.

En mi caso partí del tai chi para entrenar las sensaciones. Porque el tai chi es una disciplina de movimiento que promueve una buena circulación de energía y el cultivo de la postura natural en la construcción del eje, el centro debajo del ombligo, el balance sensible en los pies y el registro de circulación sensible en las manos. Todo centrándonos en nuestra respiración, saliéndonos de los pensamientos. Pero además esta disciplina de movimiento parte del entrenamiento en la postura vertical sobre los pies practicando igual que al caminar el principio de “llenar y vaciar”, cuando la raíz despierta al lleno y vacío de los pies toda la postura se refleja haciendo un cambio en su amplitud y balance.
Si miramos a cualquier profesional parece amasar la tierra con sus pies para acomodar, ajustar su postura y sus sensaciones.

El lleno y vacío de los pies, también llamado alternancia, genera el segundo principio natural del movimiento, “movimiento circular de la cintura”, la rotación. Por ejemplo cuando caminamos sintiendo naturalmente el movimiento pendular de los brazos esta alternancia y relación cruzada de la parte superior e inferior del cuerpo coloca la cadera a 45|° y los hombros cruzados compensando a otros 45°, balanceándose. Así caminamos hacia nuestro objetivo. Pero no todos conservan esta naturalidad ya que requiere soltura de hombros y libertad en las manos y brazos. Todas las personas caminan llevando pesos en las manos, carteras, valijas, bolsos, que limitan el movimiento de péndulo y no transmiten en consecuencia la rotación a los hombros. Así se pierde el movimiento natural. Luego van a jugar su golf y ya están bloqueados. Es común ver a los principiantes tomando clases y a sus profesores enseñando la rotación correcta, pero en la mayoría de los casos esta rotación ya está muy limitada y necesita desbloquearse desde los pies y la cintura. Sin embargo desde una visión mas global, la limitación del movimiento de hombros y caderas no solo parte de limitaciones mecánicas sino también psicológicas, y emocionales.

Encontramos varios ejercicios de gimnasia específica en golf para la rotación de hombros, los he estudiado a todos, pero todos se realizan en general desde la zona problema, desde la dificultad, y es mucho mejor desbloquear el movimiento natural desde la cintura y los pies en los ejercicios específicos pero integrales que contemplan todo el cuerpo en el Tai Chi y el Chi Kung.
Cuando se activan estos principios naturales nos damos cuenta que el swing de golf también es natural. El movimiento pendular dentro de un eje balanceado gira la cintura, y los hombros continuaran girando hasta encontrar un tope natural en el movimiento hacia atrás y hacia delante. Hacia el objetivo.
Puede que el tai chi no sea el mejor ejercicio para el entrenamiento de la fuerza por eso suelo complementarlo con algunas sesiones de pilates. Pero es sin duda el mejor para el entrenamiento de la mente, de la postura, la alineación, el sentido de toque y el balance entre manos y pies. Ni que hablar de el para conservar la movilidad potencial de las articulaciones durante toda la vida, prometiendo la plenitud “senior”. El golfista que practique tai chi verá estas relaciones. Y esto es lo que he desarrollado en mi sistema “Tai Chi Golf”.

Nada mejor que un buen entrenamiento que nos ayuda en la responsabilidad personal que implica el avance y un buen profesor que transmita un balance entre la técnica básica y la calidez de sus sensaciones, motivando y contemplando las necesidades particulares de cada jugador. Un buen profesor sabe cuales son las llaves para las sensaciones del alumno y el estímulo psicológico en las palabras justas. 50% del trabajo en la responsabilidad del alumno y 50 % del profesor hacen al avance del estudiante. Y finalmente algo que mencionara el gran Maestro Roberto De Vicenzo ya hace muchos años; y era que el golf aún no había sido investigada como una disciplina. Y si bien aún muchos golfistas no lo toman de esta manera, todos los grandes y buenos jugadores saben que el golf además de un juego es una practica, y una disciplina. Y vista de esta manera la practica del golf siempre prometerá “Avance”.


La pasión en una práctica es la que nos conduce a la maestría en el marco de la constancia, la paciencia, la perseverancia. La capacidad de superar la frustración.
La pasión es el ingrediente único que tienen todas las elecciones legítimas, esto es elegidas por uno mismo, y no elegidas por los otros.

La pasión y el compromiso con uno mismo son sin duda los ingrediente psicológicos de las sensaciones para la victoria.


Ana María Díaz.
Consultora en Psicología del Deporte
Maestra de Tai Chi, Chi Kung y Meditación
http://taichigolf.blogspot.com

Nota para www.smartgolf.com.ar
Foto de la web, detalle de fotoshop. Alexis Barriga